8 claves para la eficiencia en Social Media

¡Comparte! 😉
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneBuffer this page

La eficiencia en Social Media

El mundo online es una vorágine de cambio constante; un contenido se puede volver viral y ser visto por miles de personas en cualquier rincón del mundo. Los especialistas en Social Media tienen que estar pendientes de modernizar y actualizar su estrategia y los contenidos que se deriven de ella. Hay que seguir el ritmo de tendencias y saber actuar en el momento, ya que muchas se evaporan nada más se vuelven virales y es fundamental lanzar el mensaje a tiempo. Además, no solo las personas deben hacer uso del Social Media: las empresas tienen que introducir y adaptar su marketing. Si estás buscando ahorrar tiempo, aquí tienes 8 claves para ser más eficiente y productivo con tus tareas y actividades en Social Media.

 

1.- Busca contenido relevante

 

Es necesario dedicar tiempo para leer blogs, noticias e información de tu sector. Suele ser una tarea ardua, aunque necesaria si queremos estar al día de lo que sucede en nuestro nicho. Pero en la actualidad, podemos ganar tiempo ya que están a nuestro alcance numerosas herramientas que nos pueden ayudar en el proceso de descubrimiento de tendencias e información que aporten valor a nuestro público objetivo.

La tecnología creada para ello nos puede hacer esta labor perfectamente; encuentran contenido relevante y manejan mucha más información que la utilizada por una persona. Muchas utilizan data mining, aprendizaje automático o programación neurolingüística; manejan grandes volúmenes de información y generan sugerencias de contenidos al instante. Es posible encontrar keywords, noticias, actualizaciones o incluso menciones de marca con un simple clic. Un buen lugar para comenzar a utilizar este tipo de herramientas, sin duda es Google Trends.

 

2.- Confecciona un calendario

 

Suena muy obvio, pero muy pocos especialistas en marketing hacen uso de él. Dentro del Social Media, el calendario es esencial y necesario para llevar a buen puerto todas las tareas de publicación. La mayoría de acciones no pueden estar sujetas a tu capacidad de improvisación. La creatividad en el momento es genial, aunque también se puede trabajar a largo plazo. Al final, las buenas ideas creativas suelen desarrollarse a lo largo del tiempo.

Dependiendo del volumen de negocio, tamaño o circunstancias, el calendario puede ser semanal, mensual o anual. Pero hay que saber que la planificación a largo plazo suele responder mejor al objetivo de negocio. La recomendación es desarrollar una perspectiva más amplia de nuestro trabajo; de esta manera, tendremos claro de antemano la frecuencia de publicación. Más adelante, siempre habrá tiempo de fijarse en los detalles y adecuar el ritmo de publicaciones.

 

3.- Programa contenidos

 

Enlazado con la clave anterior. Hay un momento en el que es imposible llegar a cada momento y usuario de la red. La omnipresencia no es una característica propia de la condición humana; y si queremos economizar tiempo y recursos habrá que echar mano de la programación de posts. Cuida de no buscar la repetición del mismo mensaje una y otra vez; en Twitter sí se podría hacer, aunque intenta que no sean más de 2-3 tweets al día.

Por supuesto, aunque programes parte de los contenidos, hay que dejar espacio durante la jornada para revisar lo publicado (automático o no). Responde mensajes, repasa los contenidos difundidos, y sobre todo, escucha: el feedback de los usuarios te hará mejorar la automatización de tus contenidos. Si no puedes atender a todo, quizás estás programando por encima de tus posibilidades. La mesura y el equilibrio en lo automático deben ser tus guías.

 

4.- Utiliza una plataforma de gestión del Social Media

 

Si tienes varios perfiles de redes sociales, lo ideal es manejarlos desde una única herramienta; así, se unifica la estrategia de las diferentes cuentas y los contenidos pueden ser lanzados escalonadamente. Es mucho más cómodo transitar entre los perfiles y revisar las distintas interacciones desde un único tablero de mandos.

El sistema elegido depende mucho del número de cuentas que se utilizan. Cualquiera de las plataformas pueden facilitarte el trabajo con las redes para optimizar tu tiempo, activar o agilizar tu monitoreo, y atender de forma clara y sin excesivo ruido los que sucede en tus comunidades.

 

5.- Curación de contenidos

 

Es lo que se conoce como el procedimiento de depurar, reunir y escoger el contenido de diversas fuentes; de esta manera, se consigue seleccionar la verdadera información con valor para nuestro público. No es necesario leer absolutamente todo lo que caiga en nuestras manos para encontrar contenidos de calidad; eso nos quitaría demasiado tiempo, y no es lo que buscamos. Debemos ayudarnos de herramientas de content curation. Estas pueden rastrear webs y redes para encontrar contenidos frescos y de calidad que necesitas; de esta forma, no precisas pasarte las horas delante de una pantalla indagando el universo online.

Desde luego, el trabajo no dependerá de lo que digan estas herramientas. Tendrás que aplicar tu criterio para seleccionar las fuentes precisas de las que extraer la información, leer todo el contenido y filtrarlo; para acabar, hay que personalizarlo con nuestra propia opinión, siempre desde el objetivo marcado en nuestra estrategia previamente estipulada.

 

6.- Adapta y reconvierte contenidos

 

Es una muy buena idea reutilizar contenidos en los diferentes medios sociales; así se extrae el máximo valor posible de cada uno, extendiendo de esta manera su vida útil. No solamente el uso individual que cada pieza recibe en cada soporte social; por descontado, sabemos que necesitan cubrir un mínimo de espacio y tiempo para que llegue al máximo de público posible.

El plan es, por ejemplo, unificar varias entradas de nuestro blog en un único archivo .pdf; o crear un caso de estudio a partir de un evento o incidencia de los contenidos en las plataformas sociales. Incluso diseñar y publicar una infografía que resuma un post, es un buen método para traer de vuelta información de utilidad.

 

7.- Involucra a las personas en tu proceso de Social Media

 

Es necesario buscar la interacción con el resto de compañeros del sector, proveedores, distribuidores, etc. No todos responderán a nuestra llamada; aunque es buena idea tantear y explorar la comunicación con el Social Media Manager, Community Manager o responsable de marketing de empresas colaboradoras y afines. De este apoyo y la cooperación resultante, podéis salir todos beneficiados, ya que nunca puedes saber dónde puede surgir un nuevo cliente. Al final, el Social Media trata de la comunicación entre personas, y las empresas también pueden comenzar en cualquier momento un diálogo online.

Si tienes empleados, no te olvides de promover entre ellos cualquier acción, acontecimiento o un nuevo producto/servicio; fomenta y favorece la implicación de los trabajadores para que desde sus perfiles digitales hagan suya tu marca. Si quieren hablar de su estancia y labor diaria, subir fotografías desde el trabajo, desde una quedada o evento outdoor, tienes que demostrar todo tu apoyo. Cualquier idea sugerida, creatividad relevante o la defensa de los valores de la empresa (incluso críticas), deben encontrar respuesta desde la organización.

 

8.- Análisis de los datos

 

Toca recoger todos los datos y las sensaciones generadas, y hacer un estudio para examinar y comparar. Hay que analizar dónde y cuándo se recibe más entusiasmo y respuesta a nuestros posts; revisar comentarios, mensajes y likes en cada una de las redes que gestionamos. Localizar si alguna obtiene menos atención por parte de nuestros seguidores, y darle una vuelta para estimular un poco más la aceptación y el entusiasmo entre los usuarios.

Este punto es clave para alcanzar las expectativas y lograr nuestros objetivos (sobre todo crucial si esperamos un retorno de la inversión). Y si alguna de las redes no están a la altura de nuestras exigencias, quizás necesite más atención para que el esfuerzo sea verdaderamente productivo. Es verdad que los números son bastante rigurosos a la hora de procesarlos, y hay que ser muy minucioso para descifrar e interpretar su significado; pero en el Social Media también tienen su peso específico. Las buenas estrategias en marketing incorporan el análisis de datos en su escala más alta.

 

Son sencillas, pero estas claves son pilares fundamentales en una estrategia de Social Media. El éxito surge de saber planificar y estructurar nuestras acciones correctamente. Hay que tener en cuenta estos factores siempre que queramos construir un buen plan de Social Media; además, es necesario incorporar y alinearlos con tu negocio. Y tú, ¿usas estas claves o añades alguna más en tu estrategia?

¡Comparte! 😉
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someoneBuffer this page
Tagged , , . Bookmark the permalink.

Comparte un comentario: